Separaciones


La separación es una de las experiencias más comunes de la vida. También de las que más cuesta aprender, a la que más pesa dejarle el espacio que ella misma impone. Sin embargo es la primera lección de la vida.


La separación es la primera experiencia de vida de todo ser humano cuando su madre lo da a luz. Ese básico y tan olvidado concepto es el eje de la exposición de la fotógrafa argentina Adriana Lestido, al aire libre en el Parque Rodó.


Con ojo magistral y puntillosa perseverancia la fotógrafa retrató a cuatro madres e hijas durante tres años, creando un vínculo que comenzó con dos seres siendo uno y que luego, por ley de la naturaleza, se separaron.


Lestido confunde con algunas miradas y demuestra magia en otras. No se ahorra nada en el momento en el que hace su trabajo.La cámara recorre el parto, la sexualidad, el crecimiento, la amistad, la distancia, el apego, y por supuesto la separación.


La artista, cuya muestra puede verse gratis hasta el 27 de abril, escoge un texto para abrir paso al proceso creativo. Esas palabras son claves para vivir a cabalidad la experiencia de “Madres e Hijas”.


El nacimiento da comienzo al proceso de aprendizaje de la separación. La separación es difícil de aceptar o creer. Y, sin embargo, a medida que la aceptamos se desarrolla nuestra imaginación, la capacidad de reconectar, de unir, aquello que está separado. La metáfora descubre los indicios que muestra la totalidad. Los actos de solidaridad, compasión, abnegación, generosidad, son intentos de reestablecer -o al menos una negativa al olvido- una unidad perdida. La muerte es la prueba más difícil en el proceso de aceptar la separación que la vida ha provocado”. Jhon Berger

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada