Lamento gitano



Diego “El Cigala” es en los papeles Ramón Jiménez Salazar. Ese el nombre que aparece en su pasaporte. Pero su seudónimo tiene historia. Lo de Diego es el fruto de una disputa familiar en la misma pila bautismal, y lo de Cigala se lo pusieron en una de sus primeras giras.

El artista, que canta este jueves 22 en Montevideo, inició su carrera solista en 1997 con el disco Undebel, disco en el que fue acompañado de las guitarras de Antón Jiménez, Paquete y Tomatito.

“El flamenco es un lamento”, dijo en alguna ocasión El Cigala. “Si no hay evidencia de dolor en tu corazón, no hay canción… Si dejo de cantar, no existo más. El día en que todo en mi vida sea perfecto y luminoso voy a buscar la oscuridad y volver a mi arte”, contó el “Sinatra del flamenco”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada