¿Cuál será la diferencia?


Siempre creí que las buenas ideas son propiedad de algunos cuantos iluminados. Y sigo creyéndolo. Puedo tener ideas, disparadores de conceptos, imágenes, incluso puedo crear, aún sin ser artista.

Sin embargo sigo intuyendo que las ocurrencias, los descubrimientos, las genialidades, las buenas ideas, insisto, son propiedad de pocos. No puedo sacarme eso de la cabeza. Y luchando contra esa idea laberíntica, una salida que encuentro está en el trabajo colaborativo.

Navegando en la web encontré la promoción de una nueva película uruguaya. Los chicos piden opiniones y difusión. Me da miedo dar mi parecer sin saber, sin conocer contextos, ni nombres. Sin embargo, aún sin aportar esos datos, el equipo de PocaPlata.com pide difusión. Comparten con los lectores de su web un trailer, un poco triste, con una idea algo interesante, que está muy mal presentada. Tienen redes sociales, de las que hacen un buen uso, hay algunos mensajes dirigidos a los lectores avisando que no habrá actualizaciones en algunos segmentos, y más notificaciones pidiéndonos difusión.

Desconociendo toda referencia de su equipo, desde lejos, inicio mi búsqueda con el interés de aportar al propósito. Sin embargo, en pocos segundos, no puedo más que pensar en que una vez más parece un proyecto dirigido a unos cuantos colegas y amigos. Me alcanzó con pretender buscar los nombres de los involucrados en el proyecto -para saber trayectorias, antecedentes, ideas- para alcanzar esa afirmación. No aparece demasiado. Solo un e-mail general de contacto.

Todo reafirma mi creencia. Las buenas ideas, colaborativas y desarrolladas en equipo (fundamentales para el éxito) son también exclusividad de algunos visionarios. Y en este grupo solo poquísimos tienen dinero para ejecutar a su gusto sus proyectos. Los demás debemos ingeniarnos y trabajar.

Como el de estos chicos, existen actualmente muchísimos emprendimientos desarrollándose. Varios de los cuales cuentan con difusión de personas que no estando involucradas directamente no solo lo mencionan y difunden, sino que lo financian. El caso del proyecto Cosmonauta reúne todo lo que necesito para cerrar con un gran ejemplo. Por un lado poseían una muy buena idea, por otro carecían de dinero al comienzo del camino. Sin embargo el potencial es tan alto en un lado de esa balanza que les está ayudando a equilibrarse y avanzar. Piden difusión. También tienen poca plata. ¿Cuál será la diferencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada