Tienen la palabra


Todo comenzó el martes 28 de febrero. Esa noche Televisión Nacional del Uruguay (TNU) emitió -en el marco de una programación habitual- el documental “Crónica de un sueño”, de Mariana Viñoles y Stefano Tononi.

La transmisión en el canal oficial de este trabajo -en el que se narra el triunfo del partido de izquierda en Uruguay por primera vez en la historia nacional en 2004- alborotó el escenario político. La oposición protestó por la emisión y citó por ello a las autoridades de TNU al Parlamento.

El miércoles se comenzaron a escuchar las primeras voces de protesta y el jueves 1 de marzo, en coincidencia con la conmemoración del comienzo de los tres años del segundo gobierno del Frente Amplio la noticia se leyó en toda la prensa nacional.

Utilizando las redes sociales, el senador del Partido Nacional Jorge Larrañaga puso en énfasis en que el error, desde su perspectiva, estuvo en la decisión de programar que el trabajo de Viñoles y Tononi se emitiera en TNU.

“¡En el Uruguay no se hace! Mal. ¡Muy mal! ¡Gol en contra!”, enfatizó. “No critico el documental. Critico que la pase el canal oficial”, respondió el senador a uno de sus seguidores que le expuso que la película había ganado varios premios, según recogió de la red el diario El Observador.

Este jueves, y paralelo a la agenda mediática, a través de cadenas de correos electrónico de egresados en comunicación y profesionales involucrados en el sector cultural y cinematográfico comenzó a crecer la polémica.

A pocos minutos de iniciar el viernes la Asociación de Productores y Realizadores de Cine y Video del Uruguay, ASOPROD, difundió un comunicado en el que se celebró que tanto las concesiones privadas de televisión como los canales públicos exhiban producciones nacionales en toda su diversidad. En relación a la polémica manifestaron públicamente su respaldo al canal estatal por programar dentro de su ciclo “El cine de los uruguayos” a la producción “Crónica de un sueño”, una "película documental independiente que, haciendo uso de la libertad de expresión garantizada por la vida democrática, se limita a ofrecer una mirada particular sobre un momento histórico”.

Por último fueron los directores los que aportaron su opinión. En otro comunicado los directores contaron el proceso de su trabajo y dieron cuenta que en este caso "lo que cuenta" es el apoyo a la cinematografía nacional.

Esta es "una película que nació de la idea de dejar registrado un momento importante en la historia del país y decidimos hacerlo desde el punto de vista del ciudadano común. La historia se cuenta desde mi propio punto de vista, que soy oriunda de la ciudad de Melo y había estado casi cuatro años sin volver al país luego de la crisis que nos afectó a todos en el año 2002”, detalló Viñoles.

Crónica de un sueño se ubica dentro del cine documental como una película de autor y autobiográfica, agregó la realizadora. La película ha participado en varios festivales internacionales, en algunos de los cuales obtuvo reconocimientos como el Premio del Público y Premio Revelación en el International Film Festival de Ginebra, Suiza, el Premio FRIPESCI Mejor Documental Uruguayo, selección oficial en "Tudo e verdade" Festival Internacional de Cine Documental de San Pablo y Río de Janeiro, entre otros.

La adquisición por parte de TNU (de Crónica de un sueño) “en el marco del ciclo llamado Cine de los uruguayos, corresponde a un criterio artístico y cinematográfico, porque apoyan, y pagan por exhibir las películas de autores de cine nacional. TNU es, para los cineastas uruguayos, la ventana más importante de difusión de nuestro trabajo en televisión abierta. Somos creadores independientes, tenemos nuestro punto de vista personal frente a cada hecho que registramos y nos hacemos cargo de ese punto de vista como realizadores”, se agregó en el comunicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada